La divisa argentina llegó a tocar los 66 pesos en bancos privados de la plaza bursátil

Publicado en fecha 13-08-2019
El peso se depreció 14,5% y fue la moneda emergente con peor desempeño en la jornada del lunes 12 de agosto. 

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) realizó dos licitaciones por 50 millones de dólares y fue la primera vez que vendió de sus propias arcas en la gestión Sandleris.

El dólar estadounidense acotó la fuerte alza inicial que lo llevó a superar los 60 pesos argentinos en el inicio de la jornada, aunque terminó con un alza de nada menos que 10,75 pesos y cerró a 5730 pesos argentinos según el promedio entre bancos que realiza el BCRA.

La divisa sumó 8 pesos promedio y terminó en los 55 pesos en las pantallas del Banco de la Nación Argentina (BNA).

De esta forma, el mercado respondió a la dura derrota que sufrió el socialismo en las elecciones primarias, en las que el Frente de Todos llegó a superar el 45% y que resultó una cachetada para el mercado.

En sintonía, el dólar mayorista terminó en los 53 pesos, 7,70 pesos por encima del pasado viernes 9 de agosto en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), aunque llegó a tocar un techo de 60 pesos en la sesión.

Para acotar el precio del billete verde, el Banco Central vendió como cada sesión los 60 millones de pesos diarios por cuenta y orden de Hacienda, pero además efectuó tres subastas por un total de 105 millones de dólares, recurso que no utilizaba desde septiembre de 2018. La primera fue por 50 millones de dólares a un precio promedio de 55,4310 pesos y un mínimo de 55 pesos, una segunda subasta por 50 millones de dólares a un precio promedio de 54,7550 pesos y un mínimo de 54,5000 pesos y una tercera subasta por 5 millones de dólares, a un precio promedio de 53 pesos argentinos.

El BCRA efectuó tres subastas con reservas propias por un total de 105 millones de dólares. 

Otra de las herramientas que utilizó la entidad para contener el alza de la divisa fue una suba de tasa de Leliq fuerte, del orden del 74,78%, muy por arriba del 63% del viernes y del piso del 58% fijado para agosto.

El monto operado en la rueda fue bajo. El volumen negociado en el segmento de contado alcanzó los 549,850 millones de dólares, un 37% menos que el viernes, mientras que en futuros se movieron 0,20 millones de dólares. 

El peso argentino fue por la peor moneda emergente con una depreciación del 14,50 por ciento.

"Es una locura que el Central no haya salido a marcarla cancha. Se necesita un Central marcando precio, sin importar que el origen sea político", analizó Christian Buteler.

Gustavo Quintana de PR Cambios planteó que "en un contexto de incertidumbre y nerviosismo y de ausencia de oferta privada en cantidad y con una demanda por cobertura exacerbada por la preferencia para dolarizar tenencias,solo la intensa actividad del Banco Central pudo poner un límite a la fuerte suba". 

"Los pronósticos que auguraban un ciclo de relativa estabilidad quedaron desairados por el resultado electoral y se abrió un panorama de inestabilidad que requerirá el paso del tiempo para ver como decanta la nueva realidad en el mercado financiero", analizó.

Fernando Camusso, de Rafaela Capital, señaló que "luego del tremendo sell off de activos locales, lo que hasta ahora vemos es un típico over shooting de tipo de cambio, algo que se da cuando un evento extraordinario como el de ayer, no estaba para nada descontado en los precios".

"Fueron 15 puntos de diferencia en las PASO nadie lo tuvo en cuenta. Imagino que sorprendió incluso al BCRA. 

Por ahora no metió la presión para contenerla divisa. En estas ocasiones se aconseja dejar que el dólarreaccione todo lo que deba porla expectativa y comendar a administrarlos días siguientes luego de cierta alma", explicó.

La mayoría de los sitios web de los bancos mostraron problemas de ingreso o para la compra de billetes, algunas de las que se solucionarion a lo largo de la sesión. El viernes, el minorista cerró a 46,55 pesos según el promedio que realizó el Banco Central, mientras que el mayorista se había colocado en los 46,20 pesos. 

A primera hora, los bancos ofrecieron a sus clientes la posibilidad de comprar el billete entre los 49 pesos y los 51 pesos a través del home banking.