Más de 17.000 personas de áreas rurales fueron beneficiadas con el Proyecto “Paraguay Bio”

Publicado en fecha 13-03-2019
El proyecto medioambiental “Paraguay Bio”, encarado por ITAIPU margen derecha, para restaurar  parte del corredor del Bosque Atlántico del Alto Paraná, ya benefició a un total de 1.102 familias campesinas, unas 6000 personas, y 55 comunidades indígenas conformadas por 2.303 familias, que representan unas 11.000 personas.

El corredor del Bosque Atlántico del Alto Paraná abarca una superficie de más 1.200.000 hectáreas, donde la Entidad Binacional cuenta con más de 70.000 hectáreas de áreas protegidas. 

Las conclusiones del mencionado programa fueron presentadas por Alejandrino Díaz Rossi, en representación de la ITAIPU, en el primer Foro Internacional “Legislación y Justicia Ambiental para un desarrollo sostenible”, que se realizó en Asunción, bajo la organización de ITAIPU Binacional, conjuntamente con el Banco Mundial y la Fundación Moisés Bertoni.

Las áreas bajo protección mejorada de la biodiversidad ascienden a 233.353 hectáreas y comprenden las reservas  de la ITAIPU Binacional y áreas protegidas públicas y privadas, tales como la reserva de recursos manejados Yvytyruzú y el Parque Nacional Ñacunday, del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible, entre otras.

En cuanto a los resultados del proyecto a favor de la restauración forestal, Díaz se citó las siguientes cifras: 568.000 mudas forestales y frutales nativas, 46.000 plantas frutales y 1.285.000 mudas de yerba mate.

Además, destacó que se potenció la producción apícola con 1.200 colmenas instaladas exitosamente, y se puso énfasis en la capacitación de docentes, jóvenes y productores en 109 eventos, que arrojó un total de 5.283 participantes.

Se consiguió igualmente el fortalecimiento institucional de la Dirección General de Biodiversidad del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible, así como la construcción de la sede administrativa y Casa de Guarda Parques del Área de Reserva para el Parque San Rafael / Tekoha Guasu.

Díaz indicó que la ITAIPU también colaboró con el fortalecimiento institucional del Parque Nacional Caazapá – Puesto Enramadita, y, fundamentalmente, logró la inclusión de la visión de “corredores biológicos” en el paisaje productivo.