BCP prevé un PIB de -3,5%, la caída más fuerte desde el año 2009 cuando se llegó a -3,7%

Publicado en fecha 29-07-2020

Al igual que el informe de la revisión del mes de abril, la actual revisión realizada por el Banco Central del Paraguay (BCP) presenta un elevado grado de incertidumbre y singularmente compleja, dado que supone factores que escapan al análisis estrictamente económico. En principio, los indicadores de alta frecuencia prevén una retracción significativa en el segundo trimestre, considerando que la mayor caída de la actividad se registró en abril, cuando el IMAEP arrojara una tasa negativa en torno al 14%. 

La evolución de la enfermedad y el ritmo del contagio condicionan el repliegue de las medidas sanitarias y el avance de fases. Sumado a esto, una vez retirada la cuarentena, no se puede descartar nuevas olas de contagio, así como es incierta la restitución inmediata del consumo o el repunte vigoroso de los distintos sectores económicos.

Tomando en cuenta estos elementos, se espera que la tasa de crecimiento del PIB para el 2020 sea del orden de -3,5%, inferior en un punto porcentual a la proyección del mes de abril (-2,5%). El nivel proyectado, no obstante, se ubicó por debajo de -3,7% alcanzado en el 2009, durante el Gobierno de Fernando Lugo, que llegó al récord de caída por desidia y falta de acción del Gobierno en ese entonces, en la coyuntura de una recesión mundial, pero sin pandemia.

Asimismo, volviendo a la coyuntura actual, se espera el inicio de una recuperación de la economía en el tercer trimestre y su velocidad dependerá, entre otras cosas, del alcance del Plan de Reactivación Económica “Ñapu’â Paraguay” presentado por el Ejecutivo en el Congreso de la Nación y de la evolución de los contagios de la Covid-19 dentro de márgenes que sean compatibles con la infraestructura de los servicios de salud.

Contexto
La evolución de la pandemia de la Covid-19, la severidad y velocidad de su impacto en la actividad económica y las medidas de confinamiento necesarias para su contención, constituyen factores que están golpeando más de lo previsto a la economía nacional. En este escenario se produjeron cambios significativos en las proyecciones de crecimiento mundial.
Paraguay tampoco ha escapado a este hecho, previéndose para el 2020 la mayor contracción económica en décadas, aunque el país será uno de los menos afectados en términos de crecimiento por esta pandemia. 
Con el objetivo de demorar los picos de contagio de la enfermedad y preparar al sistema sanitario con recursos adecuados para afrontar la Covid-19, las autoridades han implementado una cuarentena inteligente, la cual, sumada al paquete de medidas monetarias y fiscales, buscan proteger a hogares y empresas, minimizando las pérdidas derivadas de un inevitable declive económico.