Bancos y financieras normalizan atención al público

Publicado en fecha 25-05-2020
El Banco Central del Paraguay (BCP) emitió un comunicado en el cual normaliza la atención al público, de las entidades supervisa. El comunicado expresa textualmente cuanto sigue:

En cumplimiento al mandato legal de preservar la eficacia y eficiencia del sistema financiero, en uso de las competencias dadas por las leyes Nº 489/95, Nº 861/96 y la Ley Nº 827/96 con sus respectivas modificaciones, y en base en las facultades reglamentarias otorgadas por el Poder Ejecutivo, en el marco del ESTADO DE EMERGENCIA SANITARIA, el BANCO CENTRAL DEL PARAGUAY informa que:

A partir del lunes 25 de mayo de 2020, las entidades Bancarias, Empresas Financieras, Entidades Financieras Públicas, Entidades de Medios de Pago Electrónico, Casas de Cambio, Compañías de Seguros y Otorgantes de crédito Dinerario (Casas de crédito) podrán operar en el horario normal de atención al público establecido por cada entidad, conforme a parámetros existentes con anterioridad a las medidas excepcionales de Emergencia Sanitaria, pero cumpliendo estrictamente con todas las precauciones recomendadas por la Autoridad Sanitaria, en el marco de las medidas dispuestas en el ámbito de la cuarentena inteligente.

Asimismo, la Superintendencia de Bancos y la Superintendencia de Seguros se encuentran facultadas a restablecer la presencia física de sus funcionarios para la ejecución de las tareas de supervisión, en las respectivas oficinas matriz, sucursal o agencia de las entidades supervisadas, adoptando todas las medidas de precaución sanitaria.

Al respecto, cada entidad deberá:
1.  Comunicar a sus clientes y al órgano de supervisión pertinente los horarios de atención en las respectivas oficinas matriz, sucursal o agencia;

2.  Publicar en sus sitios web, en un lugar visible y destacado, una explicación clara, sencilla y de fácil comprensión para el usuario sobre las facilidades a su disposición, producto de la medida excepcional decretada. Estas deberán estar orientadas a otorgar un verdadero y comprobado alivio financiero a sus clientes;

3.  Arbitrar los mecanismos para garantizar el normal funcionamiento de la cadena de pagos del país, a través del mantenimiento de los servicios financieros esenciales;

4.  Implementar la modalidad operativa que considere más eficiente, la que estará sujeta a revisión posterior por parte de los respectivos órganos supervisores;

5.  Hacer el mayor esfuerzo en promover la utilización de medios telemáticos y digitales en las operaciones, y de esta manera habilitar la menor cantidad de ventanillas (cajas) para atención presencial;

6.  Adoptar los máximos recaudos de prevención, distanciamiento y cuidados sanitarios para sus colaboradores y clientes, indicados por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, tanto en sus respectivas oficinas de atención presencial como también en espacios físicos donde operen Cajeros Automáticos (ATM), TAUSERS o cualquier otro medio telemático.

7.  Adoptar el protocolo dispuesto por el Ministerio del Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

A fin de garantizar el funcionamiento del sistema bancario y financiero, también se consideran actividades imprescindibles aquellos procesos realizados directamente por las entidades mencionadas precedentemente, o a través de otras empresas que presten servicios inherentes al giro de apoyo bancario y financiero, y que permitan la continuidad de operaciones y provisión de servicios a través de medios electrónicos, incluidas la atención telefónica al cliente, soporte a la atención digital, entrega de tarjetas que permitan acceso a fondos y toda operación vinculada a la red de Cajeros Automáticos (ATM) y TAUSERS.

A tal efecto, las respectivas empresas deberán designar formalmente a las personas afectadas y realizar –con carácter de declaración jurada– las manifestaciones y documentaciones necesarias para que estas puedan identificarse como tales ante las autoridades competentes (portación de certificados/constancias).

A la Comisión Nacional de Valores (CNV) y al Instituto Nacional de Cooperativismo (INCOOP) corresponde emitir las directrices respecto al funcionamiento de sus entidades supervisadas.

Las Casas de Empeño deberán cumplir las condiciones de funcionamiento establecidas por el Ministerio de Hacienda y el municipio respectivo, de conformidad a lo dispuesto por el Artículo 3º de la Ley N° 2.283/03.