La OMS asegura la baja probabilidad de contagio a través del papel moneda

Publicado en fecha 30-03-2020
La Organización Mundial de la Salud (OMS) en el marco de sus recomendaciones a la población global respecto a las superficies de contagio y medidas para evitar la propagación del Coronavirus (COVID 19) analizó al papel moneda como posible agente de contagio y concluyó que las transacciones en efectivo –billetes- no representan un riesgo adicional de contagio del virus.

El nuevo coronavirus que puso en alerta a todo el mundo y para evitar contraerlo se adoptaron medidas de prevención que enlentecieron el avance de la enfermedad, como el caso de la cuarentena. Sin embargo, vale la pena tener en claro cuáles son las actividades cotidianas que favorecen al contagio y cuáles no. El coronavirus puede propagarse de persona a persona a través de pequeñas gotas de la nariz o la boca, que se expulsan cuando una persona infectada “tose o exhala".

Con el objetivo de mantener la mayor normalidad posible durante la cuarentena, la OMS puso especial hincapié en que si bien el COVID-19 "puede permanecer cierto tiempo en los billetes", la probabilidad de contagio del virus a través del efectivo "es muy baja" en comparación con otros objetos. No obstante, instó a la población  a lavarse las manos después de usar dinero, especialmente si manipula o come alimentos y que hacerlo es una buena práctica de higiene en general.

Además, según expertos el billete está recubierto adicionalmente con un barniz protector contra la contaminación como norma legal de fabricación, lo que disminuye la posibilidad de contagio por esa vía. El profesor René Gottschalk, infectólogo y jefe de la Oficina de Salud de Frankfurt, tras un análisis de los medios de contagio concluyó que los billetes o monedas como medio de transmisión representan solo un muy bajo riesgo debido a la naturaleza especial con la que son fabricados.

En épocas de cuarentena y psicosis social, producto del avance de la pandemia del coronavirus (COVID-19), es importante tener en claro de qué manera se produce el contagio y evitar la desinformación. A la hora de transmitir tranquilidad, lo más importante es recordar que el cuidado de la higiene personal es la primera medida a poner en práctica, fundamentalmente a través del lavado regular de manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.