En foro de emprendedores director de la EBY habló sobre economía en tiempos de la globalización

Publicado en fecha 05-11-2018
El director de la Entidad Binacional Yacyretá Nicanor Duarte Frutos participó de la apertura del 11° Foro de Emprendedores Industriales del Paraguay, impulsado y organizado por la UIP Joven que se llevó adelante en el Complejo Textilia, en Asunción, el pasado sábado 3 de noviembre.

En la oportunidad, la máxima autoridad del ente hidroeléctrico realizó una exposición sobre “La economía en los tiempos de la globalización” y manifestó que los lideres deben entender que es importante tomar nota de la situación geopolítica del mundo, pero también es fundamental avanzar hacia un proyecto nacional de desarrollo que involucre un consenso de amplios sectores de la sociedad paraguaya.

“Nuestro mundo vive una crisis del paradigma de la globalización liberal consolidado desde los años 80 del siglo XX. Las medidas de proteccionismo económico se multiplican en todo el mundo, volviendo a poner en escena al Estado-Nación como actor económico, político y territorial” comenzó diciendo Duarte Frutos.

Recordó que en su último discurso ante la ONU, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump dijo que su país abandonaba el ciclo globalista para abrazar la doctrina del patriotismo. Mientras en Europa se multiplican los movimientos políticos soberanistas, que reivindican una salida del EURO y una nueva Europa de Naciones, la mayoría son de extrema derecha, pero también existen movimientos soberanistas por izquierda.

Duarte Frutos acotó que “sin embargo debemos entender que las categorías de izquierda y derecha están  caducas para entender los fenómenos políticos y económicos del presente, no porque el mundo se haya reconciliado y los clivajes hayan dejado de existir, sino porque surgen nuevas lógicas de agrupamientos, por ejemplo: globalismo/nacionalismo o soberanismo”.

Agregó que es importante tomar nota de la situación geopolítica del mundo, pero también es fundamental avanzar hacia un proyecto nacional de desarrollo que involucre un consenso de amplios sectores de la sociedad paraguaya. “Nuestro futuro depende de nosotros mismos, de la capacidad que tengamos como paraguayos y paraguayas en afianzar nuestras grandes potencialidades” resaltó.

Señaló que el Paraguay tiene un bono demográfico que no puede desaprovechar (la población económicamente activa supera ampliamente a la inactiva) y también tiene factores estratégicos de desarrollo a los que debe dar un mayor aprovechamiento, en especial su potencial energético.

“Se debe discutir la disyuntiva entre el uso de nuestra energía para el desarrollo como el verdadero camino de una soberanía energética versus la visión rentista de la energía, que la considera un commodity más, por ende dependiente de las fluctuaciones del mercado internacional”, resaltó al tiempo de agregar que “debemos avanzar hacia una industrialización inteligente, estableciendo incentivos eficaces al desarrollo de pequeñas y medianas industrias en los rubros productivos más pertinentes, así como apoyar fuertemente el emprendedurismo de nuestros jóvenes”.

Para el director de la EBY, el Paraguay necesita un Estado que intervenga no para tutelar ni para dirigir la actividad económica, sino para defender las condiciones necesarias del desenvolvimiento industrial. Parte de esa defensa pasa por dos urgencias: mucha más infraestructura y mucha más educación. “No podemos aspirar a ser un polo de desarrollo sin mano de obra ultra calificada, sin investigación científico-tecnológica, y sin interconexión de nuestras economías regionales”, dijo.

Manifestó que no se trata de construir una sociedad industrial, que es una categoría sociológica del siglo pasado y designaba el paradigma fordista de la producción manufacturera, al interior de sociedades compuestas por clases sociales más homogéneas. Hoy el mundo es otro, nuestras sociedades tienen hábitos de consumo más segmentados, las industrias interaccionan con otras actividades económicas de nuevo tipo ligada a la producción de bienes y servicios inmateriales.

 “La economía naranja fundada en la imaginación, la industria cultural, el cine, el software, el diseño, los videojuegos, la gastronomía, entre otros, son los campos propicios para los nuevos emprendedores. Lo que debemos buscar por eso es una economía cada vez más diversificada, generadora de empleo decente y, por sobre todo, capaz de aprovechar nuestras grandes potencialidades en materia de recursos naturales y demográficos”.

Nuestro futuro depende de nosotros mismos, de la capacidad que tengamos como paraguayos y paraguayas en afianzar nuestras grandes potencialidades”, significó.

El evento reunió a unos 1.000 jóvenes y se desarrolló con el apoyo de la Entidad Binacional Yacyretá.
Del acto de apertura participaron también el presidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP) Gustavo Volpe, la ministra de Trabajo y Seguridad Social Carla Bacigalupo. La apertura estuvo a cargo del presidente de la UIP Joven Sebastián Gorostiaga.