Suba de combustible causó inflación del 0,4% en setiembre

Publicado en fecha 03-10-2018

La inflación del mes de setiembre del año 2018, medida por la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC), fue del 0,4%, tasa mayor al 0,3% observada en el mismo mes del año anterior. Con este resultado, la inflación acumulada en el año asciende al 2,2%, por debajo del 2,7% verificado en el mismo periodo del año 2017. La inflación interanual, por su parte, fue del 4%, levemente superior al 3,9% registrada en el mes de agosto del corriente año, pero menor a la tasa del 4,2% verificada en el mes de setiembre del año pasado.

El resultado de la inflación del mes de setiembre del 2018 se explica por aumentos de precios registrados en los productos duraderos de la canasta, por las subas de los combustibles y por el ajuste de la tarifa del servicio de agua corriente, según la encuesta de precios realizada por el Banco Central del Paraguay (BCP).

Estos incrementos fueron atenuados por disminuciones de precios observadas en algunos bienes alimenticios. En la agrupación Alimentación, se ha observado una disminución en las cotizaciones de la carne vacuna en el mercado doméstico. Según agentes del sector, esto ha respondido a una mayor oferta con destino al mercado doméstico debido a una reducción interanual registrado por las exportaciones en los últimos dos meses y en un contexto de menores precios externos registrados por otros países exportadores de la región.

 Asimismo, también se destaca la reducción de precios de los productos lácteos. Representantes del sector señalan que la producción láctea tuvo un repunte importante, debido a que en esta época del año las pasturas mejoran y, con ello, se verifica una mayor producción de leche cruda, lo que lleva a elevar la oferta de los derivados lácteos.

Dentro de los alimentos, también se verificaron incrementos de precios en cereales y productos panificados. En este contexto, la expectativa de una menor cosecha de trigo, como consecuencia de las condiciones climáticas adversas registradas en los meses anteriores, ocasionaron un aumento de los precios de la harina.

Adicionalmente, según informe de la FAO , los precios del trigo tuvieron un repunte importante, debido en gran parte a la reducción de las disponibilidades exportables a la luz del deterioro de los pronósticos sobre las cosechas, especialmente en la Federación Rusa y la Unión Europea. Igualmente, se registraron aumentos en los bienes sustitutos de la carne vacuna, como las observadas en menudencia vacuna, embutidos y carne de pescado. Por otro lado, con relación a los servicios de la canasta, el incremento de precio más significativo se registró en el consumo de agua corriente.

En tanto que, en los otros servicios se identificaron subas moderadas como las observadas en alquiler de vivienda, servicio doméstico, atención odontológica, servicios hospitalarios, pasaje interurbano y paquetes turísticos, entre otros. Por su parte, en los bienes derivados del crudo, se destacan aumentos de precios de las naftas, gas de uso doméstico, gasoil común, y gasoil aditivado impulsados por los precios internacionales del petróleo, y el fortalecimiento de la moneda norteamericana. 

Finalmente, los bienes duraderos, especialmente de origen importado, verificaron subas de precios como las registradas en autovehículos, electrodomésticos y equipos informáticos. Este comportamiento relacionado con la depreciación del guaraní respecto al dólar norteamericano observado en el mes.