Kimberly-Clark presenta la guía de buenas prácticas de sustentabilidad para proveedores

Publicado en fecha 16-06-2017
La iniciativa se enmarca dentro del programa “Integrity Project”, destinado a promover las buenas prácticas en la cadena de valor, colaborar en la capacitación y fortalecer el cumplimiento de servicios basados en la ética y la integridad.

Como parte de su compromiso para fortalecer y consolidar su relación con la cadena de valor, Kimberly-Clark, la compañía líder mundial en el desarrollo de productos descartables para la salud, higiene y cuidado personal, presentó su Guía de Buenas Prácticas de Sustentabilidad para Proveedores, una iniciativa que se enmarca dentro del programa “Integrity Project”.

La guía está organizada en siete áreas temáticas focalizadas en la responsabilidad social y la sustentabilidad, y contempla un conjunto de sugerencias que permiten abordar de manera eficaz aquellas buenas prácticas posibles de llevar a cabo, con el fin de orientar a la pequeña y mediana empresa hacia un horizonte alineado con esos objetivos. El documento propone trabajar en dos planos: lograr una visión general de todas las áreas temáticas que comprende una gestión responsable orientada a la sustentabilidad de la empresa y definir cuáles deben ser las acciones concretas a seguir.

“En la compañía estamos convencidos de que juntos podemos generar cambios visibles en la sociedad y el ambiente, avanzando de manera sustentable en la forma de hacer negocios, con el firme propósito de actuar de una manera ética y transparente. Nuestro compromiso se complementa y es posible con y junto a proveedores que compartan nuestra misma visión y valores, y para quienes mejorar día a día sea también una prioridad”, afirmó Fernando Hofmann, director de Asuntos Legales y Corporativos LAO-Región Austral de Kimberly-Clark.

El programa “Integrity Project” forma parte de las acciones de responsabilidad social de la compañía y ha sido desarrollado para promover las buenas prácticas en su cadena de valor, en especial en las operaciones con sus proveedores, con el objetivo de colaborar en su capacitación y fortalecer el cumplimiento de servicios basados en la ética y la integridad. El programa se focaliza en PyMEs, entendiendo que cumplen un rol fundamental en Uruguay, dado que su desempeño influye en la economía y crecimiento del país. En ediciones anteriores de “Integrity Project” se entregaron un Código de Conducta y una Guía Práctica de Liderazgo, con temáticas relevantes para el público destinatario.